El viernes 7 de abril, IMQ celebró en Vitoria-Gasteiz el Día Internacional de la Salud de una manera diferente: con una Jornada sobre alimentación y hábitos de vida saludable en la que participaron escolares de 2º de la ESO del Colegio Urkide. El marco elegido fue el Aula de la Fundación Abastos Fundazioa. Su jefe de cocina, Antonio Sánchez, y la doctora de IMQ, Blanca Mayo, fueron los encargados de compartir buenas prácticas alimenticias con los niños y niñas que participaron en la actividad.

Medio centenar de alumnos de Urkide participa de una jornada de comida y hábitos saludables organizada por IQM.

Durante toda la mañana combinaron la teoría y la práctica, la parte que más triunfó entre los chavales, en el aula de cocina de la Fundación Abastos, situada en la primera parte del edificio. La iniciativa organizada por IQM, se realizaba por primera vez en Vitoria y tenía como objetivo profundizar en los hábitos de alimentación reales de los niños. Por ello, días antes, 51 estudiantes de 2º de la ESO habían contestado a una amplia encuesta cuyos datos desveló y analizó ante los estudiantes la doctora Blanca Mayo.

La especialista les ofreció algunas pautas que no por ser de sobra conocidas todos cumplen en su rutina diaria, como ellos mismos admitieron. “hay que comer fruta y un plato de verdura todos los días y no sólo cuando nos obliguen en casa. Además debéis comer menos carne y más pescado y en el caso de la carne mejor blanca que roja, por ejemplo, pavo o pollo”, explicó Mayo. La doctora subrayó también la importancia de hacer cinco comidas al día y recordó que entre ellas “no puede pasar más de cuatro horas ni menos de dos horas y media. Además informó a los chavales de que el 20% de vuestro crecimiento lo vais a desarrollar ahora, sobretodo las chicas, y por eso es tan importante una alimentación saludable”.

Una vez atendida la charla y recabados los consejos, los participantes en la iniciativa pasaron a los fogones en la que con la ayuda de  Antonio Sánchez, jefe de cocina de la Fundación Abastos, elaboraron saquitos de gambas y queso y wok de pollo con verduras salteadas. Aunque alguno de ellos ya tenía experiencia en la cocina, muchos agarraban el cuchillo por primera vez y hubo incluso quien intentaba trocear los ajos sin antes pelarlos. Nada que no se pudiera solucionar atendiendo a las explicaciones del maestro, que fue dando pequeños trucos a los jóvenes aprendices.

Mientras se afanaban en cortar pimientos, Pablo Carrascosa admitía que su experiencia entre fogones se limitaba a algunos huevos fritos, por ello valoraba esta iniciativa como ” muy buena, porque podemos aprender a hacer cosas nuevas y después ponerlas en práctica”. Su compañera Zuriñe Tejada asentía añadiendo que ella sí que cocina “tortilla y también ayudo a hacer arroz y alubias”. En los fuegos contiguos, Celia González y Lucía García definían la idea como “super divertida y entretenida”, a la vez que admitían que “en casa nunca cocinamos”

Según el sondeo realizado, para la mayoría de los encuestados, el 84,2%, comer bien es comer de todo, para el 7,9% es comer lo que les gusta; y para el resto es ingerir de vez en cuando fruta y verdura. La mayoría, el 68,2% hace cinco comidas al día, lo que es un porcentaje pequeño, al igual que el 61% que toma fruta a diario, dos aspectos a mejorar. Destaca en negativo que el 16% come verduras “muy de vez en cuando”, mientras la doctora Mayo insiste en que es importante que desde pequeños aprendan la importancia de la dieta mediterránea y las ventajas de vivir en un país donde es fácil acceder a ella.

El 40% de los encuestados consume bollería y chucherías más de una vez por semana, cuando este tipo de alimentos deberían tomarse “ocasionalmente y como mucho una vez por semana”. Como dato positivo, las preguntas relacionadas con las bebidas han arrojado buenos resultados ya que la mayoría de los chavales se hidratan con agua y zumos naturales, dejando de lado refrescos y jugos envasados.

En cuanto al deporte, la práctica es generalizada, ya que sólo un 5,9% afirma no hacerlo, algo que redunda positivamente en una vida saludable.